5 curiosidades sobre ‘Outlaw Star’

En Portal Otaku seguimos a tope con nuestra Semana de Outlaw Star y hoy vamos a repasar 5 curiosidades sobre la serie. Y, ¿por qué 5 y no 6 o 4? Pues porque queda más redondo.

Como ya sabéis que odiamos el clickbait, no diremos que son 5 cosas sobre Outlaw Star que no conoces, ni 5 datos de Outlaw Star que te dejarán con el culo torcido porque no conocemos tan profundamente a todos nuestros lectores como para afirmar nada de eso.

La absurda carrera de Takehiko Itô

Takehiko Itô ha hecho de todo en el mundo del manga y anime. De hecho, dado que estudió planificación y edición, empezó como editor de manga, aunque se pasó al lado de la creación por encontrar aburrido el trabajo de editor.

Empezó a publicar manga bajo el pseudónimo de Black Point y, también bajo pseudonimo, aunque en este caso era el de Hiroyuki Hataike, realizó multitud de trabajos relacionados con el anime. Diseño los escenarios de Gunbuster (el debut en la dirección de Hideaki Anno) y fue diseñador mecánico en (¡ojo!) la peli de Patlabor, Orgun o D-1 Devastator, además de diseñar el Transformer Unicron.

También ha diseñado los personajes de, entre otras la secuela del 88 de Aura Battler Dunbine o K.O. Beast, unas ovas what-the-fuck producidas por Gainax donde el mundo está gobernado por dos supercomputadores, uno que ha modificado con genes de animales a los humanos y otro que aboga por el desarrollo tecnológico.

Y aquí llegamos a una de las cosas que más llaman la atención de Takehiko Itô: su doble vertiente. Porque se hace difícil de creer que estas dos imágenes están diseñadas por el mismo señor:

Outlaw Star (Aguas termales del planeta Tenrei)
K.O. Beast

Pero todo cobra sentido cuando sabes que Takehiko Itô es también creador de cosas como Los caballeros de Lamune o Haô taikei Ryû Knight, que lucen tal que así:

Los caballeros de Lamune
Haô taikei Ryû Knight

 

Fue censurada en Estados Unidos

Ahora viajamos a Estados Unidos, el país de la libertad los puritanos y los incoherentes. Ese país donde los hipermercados venden armas pero que se vea un pezón supone instaurar la censura y obligar a que todo evento en directo se emita con un retraso de cinco segundos.

Pues en ese país del que usted me habla, al igual que en España, Outlaw Star fue estrenada en 2001 por Cartoon Network dentro de su bloque Toonami. Y, mientras la versión para el vídeo doméstico fue distribuida sin cortes, la televisiva fue emitida con censura, incluso en sus diversas emisiones en el canal más adulto Adult swim. No será hasta este año que los estadounidenses podrán verla (casi) sin censura en televisión.

Se censuró lo que allí llaman profanity, práctica habitual con las películas, incluso las destinadas a público más adulto. Estaríamos hablando de lo que aquí diríamos palabras malsonantes y que, por supuesto, incluye las menciones a Dios, incluso aquellas tan inocuas como los equivalentes a ¡Dios mio!.

La violencia y los comportamientos libidinosos fueron o eliminados o rebajados, la homosexualidad de Fred Luo fue ocultada y ese pecado mortal que es el cuerpo desnudo fue cubierto digitalmente con ropa con ejemplos tan ridículos como este:

¡Hay que tapar a Melfina porque no se le ve absolutamente nada! Pero claro, al no llevar ropa estamos dando alas a la imaginación y, tal vez, alguien se pueda imaginar sus pechos. ¡Qué falta de decoro! Por supuesto, el capítulo 23, Aguas termales del planeta Tenrei, fue directamente omitido de la emisión televisiva, dejando un bonito agujero en la trama ya que, al contrario de lo que suele suceder, en ese episodio de aguas termales suceden cosas vitales para la trama.

Éxito dispar

Pese a toda esa censura, Outlaw Star fue todo un éxito en los Estados Unidos y, hasta su vuelta este pasado verano, su reemisión era pedida constantemente por los fans. Además, la división estadounidense de Bandai declaró en 2012 que era una de sus cinco licencias más exitosas. No quiero yo pensar que hubiera pasado si se hubiera emitido sin censura, tal y como nos llegó a nosotros.

Y es que en nuestro país fue estrenada en 2002 y emitida en bucle durante varios años por Cartoon Network (quiero pensar que por buena audiencia y no sólo por no comprar más anime) y, posteriormente, se emitió en Cuatro y en Animax. En Latinoamérica fue adquirida por el mítico Locomotion en el año 2000, pero nunca llegó a ser emitida, ¿tal vez por lo acontecido en EEUU con la censura?

En cualquier caso, mientras que en occidente goza de una relativa popularidad, en Japón es una serie completamente olvidada. Y es que, si bien el primer tomo del manga no tuvo demasiados problemas para venderse. el anime pasó absolutamente desapercibido.

Para muestra, un botón: en el Anime Grand Prix de 1999, mientras que una peli de Nadesico fue considerado el mejor anime de 1998 y Cowboy Bebop el segundo, Outlaw Star no aparece hasta el puesto 20, por detrás de cosas como una película de Lets & Go!!.

Let’s go!

Emisión de madrugada

Puede que la culpa de ese fracaso de Outlaw Star en Japón la tenga que se emitió a la 1:15 de la madrugada. Ahora eso no es excusa, pero si tenemos en cuenta que las primera emisiones regulares de anime por la madrugada datan de 1997, la cosa cambia.

Para que os hagáis una idea, los considerados como primeros animes de late night son dos series de los sesenta que se emitían a eso de las once de la noche, pero hasta 1986 nunca se estrenó un anime pasadas las doce, la serie Heart cocktail. Entre 1986 y 1989 sólo hay cinco casos más, y entre 1990 y 1996 nos encontramos solo con cinco.

En 1997 TV Tokyo emite un total de diez series de anime en la madrugada (como Vampire Princess Miyu o Eatman) y tres el resto de canales. En 1998 TV Tokyo ya emite catorce (como Lain o la propia Outlaw Star) por doce del resto de canales. Pero en los siguientes años la cantidad de animes de madrugada bajaría, con lo que aún tardaría unos cuantos años más en consolidarse el actual modelo de late night anime.

¿Por qué se emitió de madrugada? Parece ser que porque no creían que Outlaw Star fuera capaz de llegar a los porcentajes de audiencia suficientes para el prime time por su temática seinen, razón que parece que también se aplicaría al resto de series que corrieron su misma suerte. Lo raro es que ese mismo año TV Tokyo emitió en prime time Cowboy Bebop (aunque sólo una selección de capítulos).

La secuela que no pudo ser

En 1999 la Sunrise produjo una serie llamada Angel links que se suele considerar como un spin-off de Outlaw Star, aunque ambas no tienen prácticamente nada que ver más allá de que sus protagonistas aparecieron en un episodio de Outlaw Star y de que, a cambio, Fred Luo hace un cameo en uno de Angel Links.

Pero realmente Outlaw Star iba a tener una secuela. El Morning Star Studio de Takehiko Itô estuvo trabajando en una OVA llamada Outlaw Star 2: Sword of Wind. Este especial iba a estar situado tres años después del final de la serie y nos iba a traer las aventuras de Gene, Jim y Melfina a bordo de una nueva nave llamada Sword of Wind.

Boceto de Gene Starwind

Dado el poco éxito de la serie en Japón y lo atareado que estaba el director de animación Mitsuru Hongo (con cosas como Candidate for goddess) se postergaron los planes y, finalmente, nunca se retomaron. El propio Itô comentó que lo único que tenían era planes preliminares y algún diseño y que, tal vez, podrían seguir con el manga en el futuro. Tal vez si hubiera llegado antes a occidente hubiera podido existir esa secuela con dinero de Cartoon Network, como sucedió con The big O.

Por si os interesa, aquí tenéis el archivo de la web oficial donde se detalla el proyecto.

Boceto de Melfina y Jim Hawking

Podríamos comentar lo extraño que es que en 1999, cuando acababa de terminar el manga en Japón y aún no conocíamos el anime, Planeta publicara el manga en España o como la calidad de la edición en DVD de Selecta Visión no acaba de ser todo lo digital que debería, pero habíamos dicho que nos quedábamos con cinco datos. Mañana más.

Deja un comentario