Adéu per sempre, amic Nou 2! – Hasta siempre Nou 2

banner punt2

Article emés en dual: Versió en valencià en este enllaç

Esto va a parecer la semana llorona, pero hoy vuelvo con otro artículo de queja y lamento por la muerte (o asesinato) de una de las otras patas televisivas de mi infancia: Nou 2 o, como todo el mundo (incluido yo) continúa llamándolo, Punt 2. El viernes por la tarde me enteraba de la triste noticia, Nou 2 desaparecía para siempre de manera inmediata. Con dos cojones y a la griega.

Que Nou 2 y el Nou 24 se iban a fusionar era una cosa que se sabía desde hace casi un año, pero el que todo el mundo se esperaba era una integración (o reintegración) de los programas del canal informativo en Nou 2, no el asesinato de un canal cultural. ¿De qué me suena esto de cargarse un canal cultural con la excusa del ahorro? En cualquier caso, últimamente se rumoreaba que la fusión se haría finalmente efectiva en septiembre. Por eso, lo que más llama la atención de todo, no es el asesinato del canal que más hace por mantener el servicio público de TVV (ya sabemos lo que les importa la cultura a los actuales dirigentes de RTVV), sino la inmediata efectividad de la medida: se anuncia un viernes a mediodía y a el día siguiente ya no debe quedar ni rastro del canal.

Tal y como hice con Cartoon Network en el anterior artículo, primero tenemos que conocer la historia de Canal Nou 2, Punt 2, Notícies 9 o “la valenciana esa del 2”, Como queráis. En el primer semestre de 1997 empezó a emitir en pruebas Notícies 9, segundo canal de Televisió Valenciana. El canal se creó, entre otras cosas, para ubicar a los trabajadores que llevaban en TVV desde sus inicios en 1989 y, así, poder hacer sitio en Canal 9 para los enchufados del PP, partido que mandaba en la Generalitat desde 1995.

En octubre de 1997 empezaron sus emisiones regulares. Si PUNT2bien en un principio el canal estaba centrado en los programas informativos (De ahí le venía el nombre), bien pronto empieza a incluir programación infantil, retransmisiones deportivas y programas y retransmisiones culturales. En 1999 pasó a llamarse Punt 2 y aumentó y diversificó su programación. Esta programación, qué se emitía cien por cien en valenciano, tenía bastante variedad como para considerar Punt 2 un canal generalista y bastante calidad como para definirlo como un canal alternativo, una versión valenciana de La 2 o el Canal 33. Además, el canal tenía una imagen corporativa que me gustaba mucho, estaba muy cuidada y dotaba de personalidad al canal.

En la parrilla se podían encontrar muchos programas informativos, herencia de la concepción inicial del canal (el Metropolità, Europa al dia, Notícies del món…) y por supuesto la programación infantil estaba muy presente con el Babalà (actualmente Babaclub), del que hablaremos después. La programación cultural no se quedaba atrás, con programas como Colp d’ull y de la mano de los documentales de temáticas variadas, sin abusar de los tan populares documentales de animales. Documentales de producción externa como los de la BBC o el mítico Cazador de cocodrilos, y muchos de producción valenciana dedicados, sobre todo, a dar a conocer nuestra cultura, nuestras costumbres y la idiosincrasia de los valencianos.

En la programación deportiva cabía desde la Fórmula 1 y las Superbikes de los primeros años de Notícies 9, al fútbol de segunda y segunda B, pasando por la pelota valenciana o el baloncesto con los triunfos europeos del València Bàsquet y las aventuras de los taronja y del Lucentum Alicante en la liga ACB. Punt 2 programaba también ciclos de cine (doblado y en VO) y música con los programas Cap i cua y Música i punt o con los conciertos del FIB.

Tampoco faltaban los concursos, ya fueran redifusiones (Si l’encerte l’endevine, Moltes gràcies) o producidos expresamente como el mítico Ja ho tens, La pantalla de la sort o De punta a punta. Se emitían también series de ficción modernas, como La nanny o Loco por ti y series clásicas, como las que se emitían en el contenedor TelemaniaX. Gracias a este programa contenedor, las generaciones más jóvenes pudimos descubrir clásicos de la pequeña pantalla como Los invasores, La familia Addams, Embrujada, Misión imposible o Los ángeles de Charlie, al mismo tiempo que las generaciones que ya las habían visto, podían gozarlas de nuevo y, además, verlas dobladas al valenciano.

Y, como buena generalista alternativa, no podían faltar los programas divulgativos que alcanzaban todas las temáticas: naturaleza (Medi Ambient), cine (Cifesa, Sense filtre, etc) publicidad (Spotisme Il·lustrat), cooperación (Solidaris), filosofía (Atreveix-te a pensar), etc. Las audiencias del canal no eran muy altas, pero tenía un público fiel y, lo más importante, cumplía una importantísima labor de servicio público.

El problema fue cuando en la dirección de TVV se empezó a dejar de lado el canal. Poco a poco se redujeron las producciones originales y se empezó a rellenar la parrilla de reemisiones y programas de archivo. Con la creación del canal informativo 24.9 todos los programas informativos (Metropolità, Europa al dia, etc) y muchos de los programas divulgativos (como Medi ambient) abandonaron Punt 2 para ir a parar al nuevo canal. Y, por sí fuera poco, en abril de 2009 el 24.9, después de robarle a Punt 2 sus programas, le roba también sus frecuencias de emisión analógica. Este hecho no solo demostró lo poco que le importaba a un “enchufado” del PP venido de Madrid la cultura y el valenciano, sino que, además, dió un golpe casi mortal a la audiencia del canal, ya que, a falta de un año para el apagón analógico, aún era mucha la gente que no estaba preparada por la TDT y que, por tanto, ya no podía seguir el canal.

En septiembre de 2010 TVV cambió por completo su imagen corporativa y, con ella, el nombre de sus canales secundarios, que pasan a llamarse Canal Nou 2 y Canal Nou 24, aunque en la práctica los nombres quedan reducidos a Nou 2 y Nou 24. Este cambio de imagen no supone un impulso para el viejo Punt 2, sino todo lo contrario, ya que comporta más redifusiones y más programas de archivo y reduce la programación nueva a un porcentaje ínfimo que, en estos últimos meses, se reducía casi exclusivamente a las cada vez más escasas retransmisiones deportivas.

Finalmente, el viernes, el nuevo contrato- programa de RTVV dictó la sentencia de muerte a Nou 2. A mediodía se conocía la aprobación del contrato-programa, a media tarde que comportaba la muerte de Nou 2, y a las doce de la noche, esta muerte se hacía efectiva. Lo último que se ha podido ver en Nou 2 ha sido una entrevista con Faemino y Cansado que, sin pretenderlo, han certificado la absurdez de la gestión de TVV en estos últimos años con su presencia. Acto seguido, se han emitido dos minutos y medio de imágenes aéreas de los paisajes de la comarca del Comtat para ajustar la emisión con el inicio de la ronda informativa de las doce del Nou 24, que ha tomado el relevo de Nou 2, con logo y ticker informativo incluidos.

Pero si estoy aquí hablando del asesinato de Nou 2 no es por todos los programas que he mencionado, que se lo merecerían sin ninguna duda, pero debería ser en una lugar más adecuado que este, porque aquí venimos a hablar de anime, y Nou 2 ha emitido mucho y variado. No hablaremos de los que se han emitido en Canal 9, que también son muchos, sino que nos quedaremos con nuestro amigo Punt 2, y tampoco los nombraré cronológicamente porque mi cerebro no llega a tanto.

Aunque no sea anime, debo empezar hablando de Las Tortugas Ninja, esa serie que marcó la infancia de toda una generación y que fue la primera serie de animación emitida por Canal 9 en 1989 y también una de las primeras en estrenar la programación infantil de Notícies 9 en 1998 junto a los Galaxy Rangers, otra serie norteamericana pero con la animación producida por la TMS nipona.

Pero por Punt 2 han pasado animes de todas las clases, la gran mayoría de ellos dentro del contenedor infantil Babalà. Por supuesto uno de los reyes del canal ha sido el incombustible Doraemon, que ha podido contar con la compañía de sus “primosKiteretsu y Hattori, el ninja. Tampoco faltó la megaestrella de las autonómicas de principios de siglo, Shin-chan, aunque Televisió Valenciana fue de las últimas en estrenar la serie y la primera en ceder a las presiones de los lobbies idiotizadores que veían en Shinosuke un peligro para la integridad de los niños, pero que no tienen ningún problema con programas mucho más contaminantes y perniciosos para los críos como Sálvame y compañía.

Por la pantalla de Punt 2 han pasado magical girls de todas las clases: Minky Momo, La mágica Doremi, Corrector Yui o la siempre genial Sakura, la cazadora de cartas. Hemos tenido, como no podía ser de otra manera, las clásicas y populares coproducciones euroniponas como Montana, Vicky el vikingo, La abeja Maya o la «tres parisien» Reporter Blues.

Recientemente se han emitido series eighties como Mr Ajikko, el rey del sushi, o la sorpresivísima (por el hecho de que, con tanta antigüedad fuera estreno absoluto en España) Iga no Kabamaru; y se han emitido series bastante más recientes como School rumble, La ley de Ueki o Blue dragon. Punt 2/Nou 2 ha emitido series que han pasado por todas las autonómicas como Kochikame, Rantaro, el ninja o Cosas de locos y series “exclusivas” en abierto como Idaten jump, La pandilla de Hanamaru (para mí la mejor serie infantil de la historia) o la saga Rocket Kidz.

Dentro del Babalà también se han emitido la genial Croket, Vòltron, Nono-chan, Mushiking, Hamtaro, Pokémon, Slam Dunk, Yawara (Cinturón negro), la secuela de Musculman, Detective Conan o Rockman.exe y seguro que me dejo alguna. Pero fuera del Babalà (recordemos que es un contenedor infantil) se han emitido también otros animes, algunos de ellos dentro de contenedores juveniles con poco recorrido y que acabaron recalando en el Babalà, como es el caso de One piece o Los doce reinos.

Pero en Punt 2 se probó también con una franja de animación más adulta los sábados por la noche, donde se emitieron DNA2, Paranoia Agent y Get Backers. Esta última también se ha emitido entre semana en tira diaria a última hora de la tarde, al igual que Lupin III o Heat guy J, que se estaba emitiendo hasta la semana pasada y era el único anime que quedaba en la parrilla después de que, desde hace unos pocos meses, en TVV hayan eliminado toda la programación infantil externa y el Babaclub se haya reducido solo a la continuidad y a seríes y programas infantiles (de imagen real y de animación) producidos o coproducidos por TVV.

Pero claro, este cierre no se ha hecho poruqe si, se ha hecho porque en RTVV no hay dinero. Y no hay dinero porque el (des)gobierno de la Generalitat Valenciana ha usado TVV para pagar todos sus caprichos. No solo por la cantidad de gente metida a dedo para sustituir a los trabajadores que habían aprobado una oposición y a los que arrinconaban, sino que también para usar TVV para pagar favores a los amigos. Os suena “Gurtel”? Pues esa gentuza ganó mucho dinero con la visita del Papa a Valencia, sabéis de donde salía ese dinero? Salía de Televisió Valenciana.

Se han contratado multitud de programas a productoras de fuera y “profesionales” afines al PP a precio de oro. Los directivos (cada vez más y todos afines al poder) estaban cobrando sueldos exorbitados. ¿Millones de euros malgastados absurdamente pagando (a un precio superior al de mercado) por los derechos de retransmisión de la F1 y el fútbol de Primera división y ahora cierran Nou 2 porque así ahorran solo 2,7 millones de euros? Por favor…

Aquí lo que pasa es lo de siempre. Después de tirar a gran parte de la plantilla que no era “de los nuestros” y dejar a casi todos los directivos, como no quedan técnicos, se subcontratará todo a una empresa “amiga” que cobrará más de lo que costaría hacer esos programas con personal de la casa y que pagará menos a sus trabajadores que, por supuesto tendrán menos experiencia. Y esto no me lo invento, es exactamente lo que ha pasado hace poco más de medio año en Telemadrid.

Espero no tener que escribir otro de estos artículos llorones en mucho tiempo, pero defender el otakismo y la cultura es una cosa que vale la pena, ¿no creéis? Solo espero que los “nuevos” Canal 9 y Nou 24 sean realmente una televisión que se pueda ver sin tener que taparse la nariz ni añorar tiempos mejores y que nos traigan buena cosa de anime. Por desgracia, no creo que sea así. Espero equivocarme, de todo corazón.

Deja un comentario