Animación en diferido en forma de simulcast: ‘Elegant yôkai apartment life’ (Episodio 2)

Aquí llega el segundo capítulo de la nueva vida de Yushi Inaba en una posada llena de seres sobrenaturales (y de algunos peculiares) en Elegant yôkai apartment life.

Durante todo el capítulo nuestro amigo Yushi intenta escribir una carta para contarle como es su nueva vida, no a su tío Koshi Inaba (vocalista de los B’z) como cabría esperar, sino a su mejor amigo Hase. El recurso de la carta nos ayuda a ver como ha cambiado su vida y también como, a lo largo del capítulo, va mudando su actitud hacia su nueva situación, una actitud que acaba siendo de gran alegría.

Pero antes de eso vamos descubriendo más cosas. Sabemos que la posada atrae tantos seres sobrenaturales por estar situada en una barrera especial que estabiliza las almas de los muertos. Conocemos a los compañeros de clase de Yushi (entre ellos el típico muchacho huracán que se hace amigo del protagonista sin que pueda casi ni reaccionar) y, sobre todo, ampliamos el mundo de la nuestra Maison Yôkai Kotobuki.

Conocemos al pintor Akira Fukase y a su lobo Cigar, al anticuario Anticuario y sus autómatas/homúnculos/esclavos/pitufos-negros ayudantes, a Akemi Roppongi la fantasma Mariko y su borrachismo tetón y, finalmente, al psíquico Ryo y su eterna trenza.

Poco a poco vamos conociendo un poco más a Yushi. En clase descubrimos que, desde la muerte de sus padres, ha ido cerrándose hasta hacer que todo el mundo (menos Hase) huya de él y le vean una aura aterradora, todo eso, gracias a que el propio Yushi encuentra extraño que sus nuevos compañeros tengan interés en relacionarse con él.

Al salir de clase, tiene una visión donde ve como Tashiro, una compañera suya del Club de conversación en inglés, es atropellada por un coche. Cuando lo comprende y tira a correr para salvarla, ya es demasiado tarde y es atropellada igualmente, cosa que no evita que la salve cuando, no sabemos como, consigue sincronizarse con ella y quitarle el dolor y las heridas absorbiéndolas en su cuerpo.

Eso lo ha hecho mediante la sanación psíquica, según nos explica Akine (que, recordemos, es exorcista y trabaja en un hospital), que llega al lugar del accidente y elimina el dolor que Yoshi había absorbido.

Mediante las interacciones con los otros personajes, vamos viendo como, poco a poco, Yoshi deja atrás esa aura aterradora creada a raíz de no poder asumir la muerte de sus padres y se va abriendo a la gente que hay a su alrededor. (Hay que decir que sus tíos y su prima no han sido precisamente de ayuda estos tres años.)

Los pajaritos de Twitter SÍ son de ayuda

La pregunta ahora es: ¿De dónde le viene ese poder a Yoshi? ¿Ya lo tenía o le ha nacido a causa de su estancia en Maison Yôkai? Y, sobre todo, ¿por qué nos hacen esperar tanto para conocer más a fondo al adorable niño Kuri y su perro Shiro? Afortunadamente, el avance nos informa de que lo podremos hacer en el siguiente capítulo. ¡Viva!

A quien estamos conociendo cada vez más (y sin inundarnos de información con uno de esos manidos monólogos internos de inicio de serie) es a Yoshi. La serie se está tomando con mucha calma eso de hacernos conocer totalmente a su protagonista, y es de agradecer ir descubriendo cosas nuevas cada día.

Es, quizá, esa calma la que hace que esta nueva vida sobrenatural de Yoshi no acabe de ser tan sobrenatural como esa destacada presencia de yôkais y otros seres fantásticos pudiera hacernos pensar. Quizá es que nos quieren mostrar que, aún siendo seres sobrenaturales, la vida de los yôkais es prima hermana de la nuestra, y eso puede ser un enfoque interesante y, sobre todo, inesperado.

Deja un comentario