Animación en diferido en forma de simulcast: ‘G Gundam’ (Episodios 6 y 7)

Una semana más, continuamos con el pseudo-simulcast de G Gundam, con las aventuras de nuestro amigo Domon y su fotito, cuyo secreto vamos a conocer inmediatamente.

Episodio 6

Esto es lo más parecido a un estereotipo que encontraremos en todo el capítulo.

Este capítulo supone un punto de inflexión en G Gundam porque, no solo descubrimos por fin el secreto de la fotito, sino porque, sobre todo, ¡nuestro Intereconómico amigo no abre el capítulo! En lugar de encontrarnos con él, nos encontramos con Domon en un Kioto ruinoso, donde es drogado, hecho que propicia que se le caiga la fotito de las manos… ¡y sea recogida por nuestro presentador favorito!

Este hombre nos muestra unas imágenes de archivo de una lucha protagonizada hace un año por el peligroso Devil Gundam del que nos han hablado en capítulos anteriores, según dicen, el gundam más peligroso de la historia.

Mientras tanto, Domon despierta… en su casa en la colonia, con sus padres, con Rain y con su hermano Kyôji, que resulta ser el hombre de la fotito. Una fotito que se muestra entera en un marco de fotos que, entonces sería futurista, pero que ahora parece hecho con dos placas de metacrilato.

El caso es que todo es muy extraño, porque da la sensación de que le hayan borrado la memoria a Domon. ¿Y quién puede haberlo hecho? Pues los científicos que hacen de jefes de Domon (uno de ellos, el padre de Rain), que comentan la ilegalidad de llevar un fighter a la colonia en plena Gundam fight.

Pero el caso es que a estos dos se la suya ya todo, porque todo huele bastante mal. Se supone que Domon viene de ganar el Campeonato Colonial de Artes Marciales y convertirse en King of Hearts, después de haber estado diez años fuera de casa recibiendo las enseñanzas del anterior King of Hearts, ni más ni menos que Máster Asia, que al otorgarle el emblema de King of Hearts, desapareció.

Pero claro, nosotros sabemos que eso es imposible, y Rain también lo sabe, y lo demuestra mostrándose absolutamente inquieta y yéndose porque ya no puede más. Resulta que su padre y su compañero están haciendo vivir una alucinación al pobre Domon. Concretamente le hacen revivir el día en que su padre le presenta el Devil Gundam, con el que, asegura, todo es posible.

En ese momento, el ejército entra para detener al padre y al hermano de Domon, acusándolos de traidores y de querer destruir las colonias, una  acusación que el padre niega pero que Kyôji, el hermano, acepta de buen gusto, mientras hace salir al gundam y lo usa para atacar a los militares. Entonces, uno de los soldados que intentaba atacar a Kyôji, mata a la madre.

El caso es que hay ser hijo de puta para hacer pasar a Domon por eso, solo para intentar que reaparezca el Devil Gundam de marras y para comprobar si Domon sería capaz de enfrentarse a su hermano. Especialmente duro es el momento en que lo vemos feliz, pero está completamente solo en una casa medio derruida hablando con gente que no existe.

Esta secuencia te deja el corazón hecho trizas.

El caso es que dicen que, realmente, Domon no estaba en aquel momento en casa, sino que llegó justo después. Pero lo que si que vivió (y, por tanto, ahora revive) son las explicaciones de sus dos jefes. Sus padre ha sido condenado a suspensión criogénica, mientras que el Devil Gundam de su hermano ha caído en la Tierra a toda velocidad, haciendo parecer que no sobreviviría. Pero ese gundam tiene tres habilidades increíbles: multiplicación, recuperación y evolución, y Kyôji las usará para hacer el mal.

Pero como calculan que tardará un año en recuperarse, que es casualmente el tiempo que faltaba para la Gundam fight, hacen Gundam fighter a Domon para que, entonces, se pueda mover libremente por la Tierra para encontrar a Kyôji y detenerlo. Dicen que no pueden ir ahora, porque deben ir con cuidado mientras Neo-Hong-Kong esté gobernando la Tierra.

Pero los dos científicos no son los más hijos de puta del capítulo de hoy, porque ese rol le ocupa el presidente Karato a quien, según dicen, no le importa lo más mínmo que la Tierra corra peligro, sino que solo quiere ganar la Gundam fight para ser el nuevo primer ministro. Karato se mete a mangonear en las alucinaciones de Domon y hace que se enfrente en una lucha real contra otro gundam, que él creerá que es el Devil Gundam de su hermano.

Pero tranquilos, que si Domon muere, no pasa nada. Y es que Karato dice que usará sus influencias en el COI Comité de la Gundam Fight para que les permitan sustituirlo. Un detalle maravilloso de un hombre que se lo está pasando de puta madre mientras Domon lucha contra “su hermano”.

Rain, ya hasta las narices de todo, consigue entrar al Shining Gundam de Domon pero, a causa de la batalla, acaba en el espacio, sana y salva por suerte. Esto hace que Domon se llene de ira contra “su hermano” y transforme el gundam, desbloqueando el Super mode Shining Gundam.

Eso, por tanto, implica que Domon es el único que puede liberar todo el poder del Shining Gundam, cosa que al presidente Karato no le hace mucha gracia. Como tampoco le hace gracia cuando, justo antes de volver a la Tierra con Rain, Domon se le encara y le dice que no vuelva a someterlo a esos trucos, cosa que implica que, no sabemos muy bien porqué, Domon sabía más o menos lo que estaba pasando.

Antes de ir al siguiente capítulo, quiero destacar que me parece muy buena la manera de contarnos esta historia inicial sin caer en el clásico flashback (al mismo tiempo que nos hacen uno), mientras nos muestran el grado de hijodeputismo de prácticamente todo el mundo que está implicado en el tema. ¡Este es el Gundam bien escrito que NO me esperaba encontrar!

Episodio 7

Después de un episodio muy denso dramáticamente, volvemos a las cosas de siempre viajando a México. Y, si para hacer Francia se basaron en La rosa de Versailles, para México se inspiran en los spaghetti western*. De hecho, la colonia de Neo México es igual un escenario de un spaghetti (con cactus y señor tocando la guitarra española) con forma de sombrero de mariachi.

* Recordemos que las historias de los spaghetti western se situaban en México para justificar la absoluta ausencia de  indios y el reparto muy español y mucho italiano.
¡Tópicos everywhere!

Nuestro intereconómico amigo nos presenta al piloto del Tequila Gundam (sí, ya sabéis como es esta serie). Es Chico Rodríguez, y lo conocemos de pequeño en la colonia junto a su hermana Gina, ambos obsesionados por el mar, a causa de lo que les contaba su abuelo.

Ya en el México terrestre, una de las chicas del estadounidense Chibodee Crocket sigue a Domon mientras va preguntando por la fotito en el mercadillo del pueblo. Allí lo envenenan con un dardo, y su secuestrador resulta ser el propio Chico, que lo intenta matar en contra la voluntad de su hermana semi-moribunda. Y eso ya se lo olían los estadounidenses, que están en un yate esperando noticias con el propio Chibodee.

Después de despertar y de que Chico lo drogue de nuevo, Domon recuerda (de nuevo) el trauma que ya vimos en el pasado capítulo. Cuando despierta (de nuevo), recibe una llamada telefónica de Rain, y descubrimos que Chico se hizo Gundam Fighter solo para poder ir a la Tierra, así que el gobierno colonial lo persigue por traidor.

¡Che tú, Domon!

Gina se pone peor y los dos hermanos y Domon se van a la ciudad para buscar un médico. Allí, uno de los vendedores del mercadillo los acoge en su casa y allá llega Rain para hacer de doctora. Mientras tanto, Chibodee empieza a hacer el americano: organiza una desfile diciendo que Chico es un cobarde por haber desaparecido. Todo eso es una estratagema para hacer salir a Chico para que el ejército neo-mexicano lo pudiera detener.

Vuelven a casa del hombre y, por alguna razón, Gina ha desaparecido. Resulta que le queda sólo un año de vida. El trío se va a buscarla, no sin que antes Chico y Domon compitan por ver quien lo ha pasado peor en la vida. Encuentran a Gina desmayada al borde de la carretera y, en eso, llega el ejército mexicano y Chico se tira al mar para sacar su Gundam. Acto seguido Domon hace lo propio.

Y, justo cuando está empezando nuestra lucha de cada día, el ejército neo-mexicano empieza a atacar al Tequila Gundam. Y, en medio de ese lío, viene el pesado de Chibodee a dar aún más por saco. Domon se deshace de Chico en un instante y hace como que lo mata para que pueda ser libre y cuidar de su hermana.

Los guionistas aprovechan que, como buen representante de los Estados Unidos, Chibodee es un poco cortito y no se percata de lo que pasa, para que Domon se lo tenga que explicar y, así, poder tratar de idiota a la audiencia de manera disimulada. El episodio acaba muy bonito y muy precioso con los dos hermanos en una barquita disfrutando del mar.

En el próximo episodio nuestro amigo Domon y su novia amiga Rain viajan a Canadá, así que esperamos encontrarnos con muchas hojas de arce y con jarabe de arce y con castores de arce. ¡Canadá!

Deja un comentario