El vídeo del día VS La música es la pista: 'Shingo mama no Oha Rock'

Lo prometí ayer en directo (bueno, lo de directo es un decir) en nuestro programa musical Otaku Jukebox, y aquí está. Vamos a hablar de un vídeo musical MI-TI-CO: Shingo mama no Oha Rock. ¡Yeah!

Como siempre, lo mejor va a ser que antes de que yo diga nada veáis el vídeo con vuestros propios ojos:

¡Sólo podía ser Japon! La protagonista de nuestro vídeo es Shingo mama, interpretada por el cantante y actor Shingo Katori, el miembro más joven de la boyband SMAP. Luego hablaremos del contexto del vídeo (porque sí, esto que acabáis de ver tiene un contexto y una razón de ser) pero, como siempre, primero hay que analizarlo y diseccionarlo.

La canción básicamente trata de que los niños tienen que decir buenos días (de hecho, el título de la canción lo podríamos traducir como El rock de los buenos días de Mamá Shingo) y de que tienen que querer y respetar a sus madres por el duro trabajo que hacen al cuidarlos. Todo ello va acompañado de un inenarrable baile que, además del propio Shingo, interpretan variados personajes: policías, azafatas, mascotas, bomberos…

La niponez del tema es bastante alta, pero sube muchos enteros cuando llegamos al estribillo y Shingo invita a toda la familia (madres, padres, hermanos, hermanas, abuelos, abuelas y ¡hasta los vecinos!) a decir Oha!. Este Oha! es una abreviación de Ohayo! que, a su vez, es una abreviación de Ohayo gozaimasu! que significa «buenos días». Y a esta invitación de Shingo acuden multitud de japoneses que quedarán inmortalizados para siempre jamás lanzando su Oha! a la cámara.

Tras una segunda estrofa y una segunda repetición del estribillo (con su estupenda última línea que habla de besos de mayonesa) llega el puente musical y el momento de no retorno del vídeo. Primero vemos a decenas de personas saltando y haciendo el pajarito sobre el colorista croma, después Shingo lanza unas consignas, todos bailan una especie de homenaje a la Macarena que culmina con la pose de la grulla y…

¡APARECE JAMES BROWN DE LA NADA! ¡EL PADRINO DEL SOUL!

shingo-mama-james-brown

Tras este interludio, la canción sigue su curso hasta que, en el estribillo, la ronda de Oha! se torna más absurda si cabe, con la aparición estelar, por supuesto, del gran James Brown, seguida por los compañeros de Shingo en SMAP y un festival de gente de todas las clases, ¡incluido un señor disfrazado de Yattodetaman! (serie conocida en Italia y, por extensión, en el mundo hispanohablante como Calendar Man) ¡Viva la Tatsunoko! ¡Viva Time Bokan!

Pero como nunca hay suficiente, aquí tenéis la versión completa del vídeo, con un speech inicial y otro final de Shingo mama herself. (Aquí lo tenéis incompleto pero subtitulado en inglés)

En su speech inicial nos habla del sueño que quiere cumplir con el dinero ganado por las ventas de la canción: comprar un gran castillo en Europa y trasladarlo piedra a piedra a Japón para que le sirva de vivienda. Además, en el porche del castillo habrá un panda llamado Oha.

El speech final empieza con mama repitiendo exactamente lo mismo que al principio hasta que se da cuenta y reflexiona sobre lo absurdo e imposible de tener como mascota a un panda llamado Oha-chan. Porque, claro, lo de comprar un gigantesco castillo en Europa y trasladarlo piedra a piedra a Japón es mucho más realista. Finalmente nos hace un reprise de la canción que se va a negro abruptamente y, tras unos segundos de incertidumbre. un señor mayor cierra el video dándonos un Oha! un pelín extraño.

Y, tras ver todo esto, podéis pensar que el universo Shingo mama no oculta nada más extraño de lo que ya habéis visto. Craso error. Y es que el personaje de Shingo Mama fue protagonista durante dos años de una campaña gubernamental para promover la comunicación familiar a base de Oha!, pero además, todo esto tenía origen en un programa de televisión.

shingo-mama

Resulta que, en un programa semanal de entretenimiento llamado Sata suma, había una sección protagonizada por Shingo mama. Todas las semanas aparecía en la casa de una familia, elegida de entre los espectadores del programa, y se encargaba de las tareas matutinas de la ama de casa, entre ellas la de hacer el desayuno con lo que se encontrara en la nevera. De esta manera, la madre de la familia podía tener un descanso.

Ver a Shingo Katori, con su altura que sobrepasa el metro ochenta, en tu casa vestido de esa manera despertando a los niños y haciendo el desayuno debe ser apoteósico. Desgraciadamente internet no nos proporciona de momento la posibilidad de verlo. De momento. Lo que si que os puedo decir es que este single (salido en verano del 2000) se vendió como churros y llegó muy pronto al número uno de las listas de Oricon.

Por cierto, no quiero irme sin recordar mi primer contacto con el universo Shingo mama. Vi este vídeo por primera vez en el maravilloso y añorado programa de videojuegos y cultura japonesa emitido por el canal musical XTV, la MTV valenciana: Jikkan. En este maravilloso programa también descubrí otro pináculo del güotdefac japonés como es el megahit Yatta! de los Happatai del que, seguramente, un día hablaré por aquí.

Pero no quiero irme sin que veáis el otro single que sacó nuestro amigo Shingo como Shingo mama. Se trata de Shingo mama no gakuen tengoku. ¡Disfrutadlo!

Deja un comentario